Lisboa le hace una invitación que no puede rechazar